jueves, 24 de abril de 2008

Lagarto verde

Lagarto es un nombre común que se aplica a cada uno de los miembros del suborden Saurios, que agrupa a unas 3.000 especies, entre las que se incluyen iguanas, camaleones, gecos y lagartos típicos.

Los lagartos y las lagartijas son por lo general animales diurnos. Les gusta tomar el Sol y se alimentan sobre todo de insectos y otros invertebrados, aunque algunas especies comen sólo materia vegetal. Se reproducen por huevos y los depositan en galerías excavadas entre las raíces de los árboles o debajo de las piedras.

El lagarto es verde (Lacerta viridis) cuando alcanza la edad adulta; las crías son de color pardo.

Los lagartos presentan el cuerpo alargado y cubierto de escamas. Tienen cuatro patas y una larga cola que se rompe con facilidad, aunque puede volver a regenerarse. Son animales de sangre fría que dependen del calor del Sol para aumentar su temperatura corporal.

La vista y el oído son buenos. Los ojos suelen estar cubiertos por párpados móviles y la abertura timpánica es bien visible a ambos lados de la cabeza. Tienen la lengua bífida, cubierta de papilas que recogen las partículas olorosas y que después serán percibidas por el órgano olfativo llamado órgano de Jacobson. La cabeza está cubierta por placas grandes mientras que las escamas del tronco son más bien pequeñas. Las patas terminan en cinco dedos adaptados a la carrera.